Esta semana presentamos los progresos del software para reconstruir ciudades antiguas y los descubrimientos arqueológicos que han tenido lugar gracias a Google Earth, entre otras propuestas. Aquí están los últimos post de nuestra sección de Innovación patrocinada por La Catedral Innova del Ayuntamiento de Madrid.

También profundizamos en una iniciativa de la Biblioteca nacional de Finlandia para digitalizar su archivo apoyado por el crowdsourcing, así como en el fascinante mundo de Internet de los objetos.

 

 

Software para reconstruir ciudades antiguas

 

El primer paso para virtualizar un edificio es el de trazar el plano, lo que representa una tarea que consume mucho tiempo y, aunque puede ser creativa, puede ocasionar muchas inexactitudes. Un grupo de científicos de la Universidad de East Anglia ha desarrollado un programa que puede capturar y restaurar edificios utilizando planos antiguos.

 

 

Crowdsourcing y videojuegos para digitalizar archivos históricos

La Biblioteca Nacional de Finlandia ha lanzado un nuevo programa para apoyar la digitalización de sus archivos. El proyecto, Digitalkoot (Digital Volunteers), combina microtareas, crowdsourcing y videojuegos para llevar a cabo y distribuir parte del repetitivo trabajo que consiste en verificar los registros digitalizados.

 

Descubren 2000 yacimientos arqueológicos gracias a Google Earth

 

Gracias a Google Earth, un arqueólogo australiano ha conseguido localizar 2.000 nuevos yacimientos en torno a Arabia Saudí. La forma más sencilla para evitar las barreras como licencias políticas, costes de desplazamiento y del terreno. Y además ha compartido su método para fomentar la investigación.

 

Internet de los objetos, lanzadera de los RDIF

 

Una de las razones por las que se hace imprescindible el paso de IPv4 a IPv6 del que tanto se habla estos días está en ofrecer suficientes direcciones IP para que cualquier cosa pueda conectarse a la red de forma autónoma. Es decir, para fomentar Internet de los objetos. Una de las empresas que más está pujando por este salto es ThingMagic, de la que ya hablamos por su propuesta ejemplar Las 100 posibilidades del RFID. Desde entonces ha habido muchos cambios.

Anuncios